Contar con una vivienda acondicionada y con todos los elementos a punto es un plus para la venta del inmueble de una manera más rápida y a mayor precio. Sin embargo, son muchos los dueños que ponen a la venta su casa sin antes cerciorarse de estos aspectos, que resultan clave para cerrar tal operación y que detallamos a continuación.

  1. Cocina. Se ha de procurar contar con un espacio dinámico. Así, la cocina debe tener una capa de pintura reciente, luces renovadas y mobiliario y electrodomésticos a prueba de fallos.
  2. Adiós desorden. La primera impresión del futuro comprador de tu vivienda es lo que cuenta, por lo que no se puede dejar que este se distraiga en la cantidad de elementos que están en la vivienda a la espera de encontrar su espacio de colocación.
  3. Armarios. El espacio destinado a los armarios ha de ser amplio y coherente, ubicado en las zonas adecuadas para ser usado de manera eficaz.
  4. Mascotas. Los perros y los gatos no son el compañero ideal para fomentar la venta de la casa, a pesar de que la higiene de estos sea regular y mantenida. Por eso, se ha de prever que estos no se encuentren en la vivienda en el momento de mostrarla.
  5. Niños. Algo parecido pasa con los niños, de ahí que se tenga que procurar evitar mostrar los juguetes esparcidos de nuestros hijos así como habitaciones demasiado desordenadas.
  6. Jardín. El espacio destinado al jardín debe sumar puntos, no restar, a la hora de vender la vivienda. De ahí que se deba contar con el trabajo de un profesional que ayude a mantener en orden este lugar.
  7. Limpieza. A pesar de destinarse a la venta, la casa debe mostrarse limpia, tanto en los muebles como en los espacios de tránsito, ventanas y puertas.
  8. Archivadores. Las estanterías, archivadores y armarios destinados a los documentos deben ofrecer una imagen cuidada, que desprenda orden y calidad, no descontrol y abigarramiento.